Inicio / Cultura / EL AMOR. En tiempos de redes

EL AMOR. En tiempos de redes

 No tenía ni un instante sin pensar en ella, que la vida era ella a toda hora y en todas partes, como sólo dios tenía el derecho y el poder de serlo y que el gozo supremo de su corazón seria morirse con ella. (DEL AMOR Y OTROS DEMONIOS, GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ).

 Angélica Ambrosio

El amor, un sentimiento complejo difícil de explicar, espontáneo, intenso, arrasador, tan maravilloso… ¿tan peligroso? Puede transformar corazones y mentes, endulzar al más amargo o endurecer al más tierno. Su origen no siempre tiene fundamento, su razón no siempre va ligada a la lógica, así como su poder no siempre tiene límiteEn tiempos no muy pasados los peligros del amor sólo se daban en las relaciones de parejas físicamente presentes, siendo estos peligros: relaciones toxicas, violentas físicas y psicológicamente, engaños, infidelidades, por mencionar algunos, en la actualidad los peligros ya no solo se dan en las relaciones tradicionales sino también en las relaciones cibernéticas que cada vez se vuelven más comunes.

Actualmente, con la llegada de las redes sociales, ha adquirido un nuevo sentido, pues en los días del amor digital, la distancia física o el estatus social no representa más un impedimento. Pero, ¿cómo ha transformado internet las relaciones humanas? Con el surgimiento de las redes sociales: Facebook, Twitter, Google+, Instagram, las relaciones sociales se han modificado dramáticamente ya que estos medios ofrecen una forma “más sencilla” de entablar relaciones amistosas o románticas con personas en la mayoría de ocasiones desconocidas, ofreciendo con ello un cúmulo de oportunidades para los cibernautas.

Las redes sociales forman, desde hace ya algunos años, parte importante de nuestras vidas. Hace algún tiempo se pensaba que sólo los jóvenes entendían el modo de operar de estas redes y eran ellos los que buscaban y tenían un mayor número de relaciones por estos medios por tanto estaban expuestos a algún tipo de peligro, con el tiempo esto ha cambiado pues los adultos se han sumado también al uso de estos medios para relacionarse con otras personas, y resulta preocupante ver que son estos los más vulnerables a extorsiones, chantajes o estafas.  Pareciera que los adultos están más expuestos pues esta nueva manera de hacer relaciones sociales los rebasa y les coquetea.

En la mayoría de casos ,documentados, de adultos extorsionados, timados, estafados, chantajeados, se ha tratado de personas que han accedido a algún sitio de búsqueda de parejas por internet o simplemente por mostrar fotos , videos,. Información de su vida privada y que deja en entredicho que están solos en busca de algún tipo de relación por las redes. Lo que no se potencializa es que estas prácticas pueden ser peligrosas pues en los últimos años los casos de estafas por internet han ido en aumento a pesar de la advertencia del riesgo.

Como han comprobado diversos estudios, sobre este tema, los hackers están dónde se encuentran sus potenciales víctimas, por lo que no nos debe extrañar que los ataques, estafas o engaños a través de redes sociales protagonicen numerosas noticias. La mayoría de nosotros utiliza estos canales durante nuestro tiempo de ocio, para compartir fotos o decir a sus amigos lo bien que está en la playa, en una fiesta, en un paseo, en su día a día. Suelen ser momentos de relax en los que no se nos pasa por la cabeza que nadie pueda atacarnos a través Facebook o Twitter.

El crimen cibernético conocido como “estafa romántica”  es una nueva forma de obtener dinero a costa de la vulnerabilidad de personas que encuentran en la red un medio para entablar cierto tipo de relaciones. A través del abuso de la confianza y la necesidad de amor de una persona por otra es que se orquesta este tipo de fraude y que resulta una historia muy antigua. El amor se vuelve el cebo perfecto pues quien no está dispuesto a experimentar un idilio como el que se ve en las telenovelas o en ciertos programas televisivos donde se vende la idea de un amor romántico perfecto muy alejado de la realidad.

Y resulta que esto continúa en incremento en nuestro país. Según  investigaciones recientes, las víctimas, generalmente, son mujeres divorciadas o viudas mayores, ya que se encuentran emocionalmente vulnerables. Estas posibles víctimas suelen publicar detalles sobre sus vidas en las redes sociales y se convierten en el objetivo perfecto para grupos criminales. Estos criminales aprovechan la vulnerabilidad emocional de sus víctimas para enamorarlas fácilmente, llegan a declararles amor eterno al paso de algunos días de comunicación por alguna red, mostrando fotos falsas del supuesto enamorado o enamorada, la soledad o el vacio existencial de las víctimas no las lleva a razonar las inconsistencias de una relación de este tipo, solo les interesa el hecho, para ellos o ellas real, de haber encontrado por fin una persona con quien compartir su vida.

Estos criminales cibernéticos que andan por las redes y que cada vez son más y más comunes, no sólo andan extorsionando a sus víctimas, sino también robando la vida de otras personas pues hackean sus cuentas para robar sus fotos y videos familiares, que después mandan a sus posibles enamorados para hacerse pasar por ellos.  De tal forma que es obvio que las relaciones que se establecen por las redes sociales no son nada ciertas pues no se sabe quien está del otro lado del ordenador, lo único verdadero es que se pueden volver potencialmente peligrosas si no se actúa con cautela al entablar algún tipo de contacto con alguien del cual no se tiene alguna referencia o no se tiene algún amigo conocido o en común al que se le otorgue verdadera confianza.

Las redes sociales tienen su nobleza, dándoles el uso adecuado, pero también pueden ser potencialmente peligrosas, si a través de ellas nos exponemos públicamente dejando al descubierto nuestra vida sin ninguna precaución ni reserva, nos ponemos en riesgo y arriesgamos a nuestros seres queridos cuando publicamos fotos o videos de ellos, ya que esto puede ser utilizado por delincuentes cibernéticos que andan por las redes buscando víctimas.

Así,  la próxima vez que decidas subir fotos, videos o información de tu vida personal, piénsalo muy bien no vaya a ser que alguien te las robe para timar a otras personas, y si decides entablar algún tipo de relación por estos medios, actúa con cautela ante cualquier solicitud de amistad desconocida y sospechosa, no te dejes llevar simplemente por la foto de perfil, piensa que de por si las fotos pueden ser engañosas y mostrar a las personas con gran diferencia a su realidad o mostrar a quien no son, realiza muchas preguntas que te sirvan para verificar lo que tu posible amigo o amiga, enamorado o enamorada cibernauta comenta.

Recuerda que aunque las redes sociales son un medio para tener miles de amistades o relaciones amorosas no hay nada mejor  que hacerlo a la usanza antigua, de persona a persona, y así evitar llevarse sorpresas desagradables y tragos amargos.

Acerca redaccion2 redaccion2

Consulta Tambien...

MUNDO RARO. Pelea de lectores

Facebook Twitter Google+ Print Email WhatsAppOrnàn Gómez Ximena, a su manera, lee. Coloca el libro …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EL AMOR. En tiempos de redes

 No tenía ni un instante sin pensar en ella, que la vida era ella a toda hora y en todas partes, como sólo dios tenía el derecho y el poder de serlo y que el gozo supremo de su corazón seria morirse con ella. (DEL AMOR Y OTROS DEMONIOS, GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ).  Angélica Ambrosio El amor, un sentimiento complejo difícil de explicar, espontáneo, intenso, arrasador, tan maravilloso… ¿