Inicio / Cultura / Minificción. La irreverente

Minificción. La irreverente

Gilberto Méndez Espinoza
La muñeca salió del armario. Con un gesto de somnolencia, observó a sus lados y caminó hacia la puerta. Oculto tras las persianas de la ventana, la seguí discretamente con la vista. La muñeca destilaba un hilo púrpura en la comisura de sus labios, y el rubor de una añeja sonrisa en el rostro. Abrió la puerta, dio un paso y cayó al precipicio. Yo, presto por ver mi obra consumada, corrí a ver a dónde había caído. Mientras descendía hacia ese abismo negro como la noche, me lanzó una sonrisa que erizó mi piel. Azoté mi guadaña en el piso, y continué despulpando manzanas en las inmediaciones del bosque.

Acerca redaccion2 redaccion2

Consulta Tambien...

Mundo Raro. La misma gata.

Facebook Twitter Google+ Print Email WhatsAppOrnán Gómez     Señor K, disculpará que no haya escrito antes, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Minificción. La irreverente

Gilberto Méndez Espinoza La muñeca salió del armario. Con un gesto de somnolencia, observó a sus lados y caminó hacia la puerta. Oculto tras las persianas de la ventana, la seguí discretamente con la vista. La muñeca destilaba un hilo púrpura en la comisura de sus labios, y el rubor de una añeja sonrisa en el rostro. Abrió la puerta, dio un paso y cayó al precipicio. Yo, presto por ver