Inicio / Educación / NUEVO MODELO EDUCATIVO. Autonomía sin libertad

NUEVO MODELO EDUCATIVO. Autonomía sin libertad

Marcos Ricardez P.

En el 2013 la reforma educativa peñista se consolidó a través de la entrada en vigor de la Ley General del Servicio Profesional Docente (LGSPD), con esta ley se puso fin a la estabilidad laboral y emocional de los maestros mexicanos; Peña Nieto es quien colocó el riel sobre el cual se mueve la privatización de la escuela pública, quienes lo precedieron, desde Salinas de Gortari hasta Felipe Calderón, sólo buscaron beneficios familiares o de grupo, entre ellos el encabezado por Elba Esther Gordillo; fue Peña Nieto quien dio apertura de manera legal para que transnacionales, corporativos e inversionistas de dudosa reputación comenzarán a desmantelar la educación pública a través de asesorías, venta de TIC´S, redes, comunicaciones, mobiliarios, elaboración de modelos educativos y supuestos Certificados o inversiones en educación por parte del sector privado, en este sentido Escuelas al CIEN es uno de los tantos ejemplos.

Al interior, en las escuelas, con los maestros, la privatización comenzó con el lenguaje; ahora ya nos parece natural utilizar términos que hace veinte años sólo el sector privado usaba para referirse a sus procesos de producción: calidad, producto, eficiencia, eficacia, resultados, rendición de cuentas, metas, parámetros, estándares, competencias, cuantitativas, cualitativas, etc., basta con revisar los planes y programas de estudio desde el 2004 hasta el Nuevo Modelo Educativo (NME), para darnos cuentas que la educación pública es analizada y operada como una empresa que arma seres humanos consumistas y empobrecidos en cuanto a juicios de valor, esto es la medula de la privatización de la educación pública en México.

El NME es un eslabón de la privatización educativa, aunque para simular se enlazan supuestos enfoques humanistas y educativos que en otras latitudes organismos internacionales (OCDE, BM, FMI) han exigido su implementación, con paradigmas éticos y psicológicos que permean nuestros contextos de extrema vulnerabilidad, por ejemplo, la visión socioemocional y los razonamientos que desde una perspectiva seudo-ética se da a principios como la autonomía, la libertad, la responsabilidad y el respeto.

Desde la ética, ser autónomo implica libertad absoluta para decidir entre múltiples posibilidades, esto conlleva a la responsabilidad ya que sin ella estaríamos en el territorio del libertinaje, infortunadamente en el NME y en sus lineamientos permea la exigencia como forma de control, desde ahí se aparentan escenarios democráticos: el CTE como órgano escolar debe decidir parte del currículo, tomando en cuenta las necesidades e intereses de los educandos, aunque en verdad la normatividad, y las autoridades locales, “ofrecen” un catálogo de clubes de los cuales se debe escoger, por lo tanto la “autonomía” se supedita a decisiones cupulares que lejos de brindar experiencias democráticas a maestros y directivos, consolidan prácticas dictatoriales y nada transparentes.

En la escuela, como en la sociedad, la lucha por el poder invade cada acto, entonces el NME es utilizado como instrumento para generar más poder, sobre todo por parte de los directores de escuela, quienes a través de interpretaciones a modo ocultan intereses personales o de grupo, solapan compadrazgos e invocan pleitesías, de esto provienen los atropellos que vemos, y seguiremos observando, a derechos laborales, pero sobre todo el fortalecimiento de una práctica neoliberal que llegó a nuestro sector educativo y difícilmente se irá: la incertidumbre.

En conclusión, la autonomía curricular del NME lejos de ser una práctica democrática y de gestión, con fundamento en la libertad y la responsabilidad que conlleva el acto de decidir, de nueva cuenta es una burda simulación, que como todo mecanismo de control lacera no sólo al maestro sino a la escuela pública mexicana. Mientras, los maestros democráticos siguen vitoreando ¡Autonomía de gestión, es privatización!

Acerca redaccion2 redaccion2

Consulta Tambien...

AUTONOMÍA CURRICULAR. El regreso de la proyectitis

Facebook Twitter Google+ Print Email WhatsAppMarcos Ricardez P.  Aunada a la exigencia para que los …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NUEVO MODELO EDUCATIVO. Autonomía sin libertad

Marcos Ricardez P. En el 2013 la reforma educativa peñista se consolidó a través de la entrada en vigor de la Ley General del Servicio Profesional Docente (LGSPD), con esta ley se puso fin a la estabilidad laboral y emocional de los maestros mexicanos; Peña Nieto es quien colocó el riel sobre el cual se mueve la privatización de la escuela pública, quienes lo precedieron, desde Salinas de G