Inicio / Cultura / ESTAMPAS JUARISTAS. Juárez, seminarista y El Instituto de Ciencias y Artes

ESTAMPAS JUARISTAS. Juárez, seminarista y El Instituto de Ciencias y Artes

Rodolfo Lara Lagunas (Compilador)

 

Juárez, seminarista

Recordando los consejos de su tío y dado el prestigio que tenían los clérigos, por su saber, Benito, pese a que sentía una instintiva repugnancia hacia el sacerdocio, le pidió a su padrino le permitiera ir a estudiar al Seminario.  Apoyado por su padrino, y una vez cumplido quince años, Benito entró al Seminario el 18 de octubre de 1821.

“Comencé, pues, mis estudios bajo la dirección de profesores que siendo todos eclesiásticos -afirma Juárez-la educación literaria que me daban debía ser puramente eclesiástica. En agosto de 1823 concluí mi estudio de gramática latina, habiendo sufrido los dos exámenes de estatuto con las calificaciones de excelente.”

“Luego que concluí mi estudio de gramática latina mi padrino manifestó grande interés porque pasase yo a estudiar Teología moral para que el año siguiente comenzara a recibir las órdenes sagradas. Esta indicación me fue muy penosa, tanto por la repugnancia que tenía a la carrera eclesiástica, como por la mala idea que se tenía de los sacerdotes que sólo estudiaban latin y Teología moral.” Se les llamaba Padres de Misa y Olla porque por su ignorancia sólo decían misa para ganar la subsistencia y no les era permitido predicar ni ejercer otras funciones que requerían instrucción y capacidad.”

Juárez se opone a la propuesta de su padrino y logra convencerlo para seguir su carrera. En 1827 Juárez concluye el curso de arte con la calificación de excelente. En este año, finalmente, se inscribió en el curso de Teología.

 

El Instituto de Ciencias y Artes

Durante todo el dominio colonial español la educación estuvo en manos del clero católico. Por eso en las ciudades predominaba la educación religiosa. Para estudiar en provincia una carrera que no fuera la eclesiástica prácticamente era imposible. Para ello, como señala Juárez, habría que “poseer un caudal suficiente para ir a la capital de la nación o a algún país extranjero para instruirse o perfeccionarse en la ciencia o arte a que uno quisiera dedicarse. Para los pobres, como yo, era perdida toda esperanza”.

Pero la aurora se intuía. Al iniciarse la vida independiente en nuestro país- 1821-la lucha entre el partido liberal y el partido conservador comienza a rendir ciertos frutos en materia de enseñanza. En los estados donde triunfan los liberales se establecen Institutos de Ciencias y Artes. En Oaxaca se funda uno en 1827.

Desde su fundación, muchos estudiantes del Seminario- entre ellos Juárez-se pasaron al Instituto. Así expresa el indio de Guelatao su incorporación al nuevo centro educativo: “sea por curiosidad, sea por la impresión que hizo en mí el discurso del doctor Canseco, sea por el fastidio que me causaba el estudio de la teología, por lo incomprensible de sus principios, o sea por mi natural deseo de seguir otra carrera distinta de la eclesiástica, lo cierto es que yo no cursaba a gusto la cátedra de teología, que había pasado después de haber concluido el curso de filosofía. Luego que sufrí el examen de estatuto…me pasé al Instituto a estudiar jurisprudencia en agosto de 1828”. Siete años pasó por el Seminario el futuro gobernador de Oaxaca y presidente de la República.

Acerca redaccion2 redaccion2

Consulta Tambien...

MUNDO RARO. Se llamará Ornán

Facebook Twitter Google+ Print Email WhatsAppOrnán Gómez El mensaje decía: Feliz cumpleaños, y que todos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ESTAMPAS JUARISTAS. Juárez, seminarista y El Instituto de Ciencias y Artes

Rodolfo Lara Lagunas (Compilador)   Juárez, seminarista Recordando los consejos de su tío y dado el prestigio que tenían los clérigos, por su saber, Benito, pese a que sentía una instintiva repugnancia hacia el sacerdocio, le pidió a su padrino le permitiera ir a estudiar al Seminario.  Apoyado por su padrino, y una vez cumplido quince años, Benito entró al Seminario el 18 de octubre